miércoles, 25 de enero de 2012



ALLI DE UN BESO
Por Sol Lora


Posó la muerte su beso

Y no a sus labios… al beso,

entre celaje y deceso

abrió sus alas, surcó los vientos...




quedó descalza en sus hilos

atada a un junco muy cuerdo,

quedó desnuda su alma,

sola sobre el firmamento...




rogó con aquel suspiro

que se pierde entre silencios,

rogó hasta al sepulturero

la regresara a su muerto.




Quebrada ante aquel delirio,

encadenada a la vida,

hambrienta en su sed de espinas,

en su libertad obtusa,

cayó dormida a su sueño,

a su absurda pretensión




y escudriñando al bostezo,

enajenada en sí misma,

esquina que esquiva a la razón,

allí… la esperaba el beso,

no sus labios en un verso,

Narcosis del corazón!



@ DERECHOS RESERVADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario