viernes, 23 de noviembre de 2012

CRIPSIS


CRIPSIS
Por Sol Lora

Escribí tu nombre en la ventana…
Sobre un cristal rayado, fui a tu paso,
iconología pagana, me hice trazo
¡Artrópodo que vuela hacia la nada!

Divinicé el emblema de sus signos,
letra a letra acopié de tus sonidos.
Enrejada en un soplo, en un instante
(arraigada la piel y los sentidos),
al ojo ciego que idealiza una caricia…

La niebla que no cesa ni perdona,
posó entre el desnivel con sus dos manos;
se suspendieron gotas de humedades,
¡la nube se estrelló contra el ocaso,
agotada en vapor con realidades!

Así fue opacando tu silueta,
¡el grafiti a la sombra que envanece!,
y cerré el tragaluz dando la vuelta,
enjugando con lágrimas la herida,
¡te borré de la faz de mis pupilas!

Con el miedo la cripsis se dio cita
(el depredador aun aguarda con sus mañas), 
y volando, ¡mariposa sin respiro!,
la cruda realidad del mimetismo,
¡escupí tu retrato de mi vida!

Despejada la causa, agoté el desvarío:
¡Borré con duro golpe tu nombre en el olvido!

23 de noviembre, 2012.
@ Derechos Reservados.-


Imagen: Lasiommata megera ‘ altacercas, ‘’una inocente criatura con vello erizado y nombre de Furia’’ que se camufla muy bien en el medio, gracias a sus colores pardos grisáceos, que junto a las rocas se escriptan a la perfección.


NOTA:
Cripsis y mimetismo: El objeto del mimetismo puede ser la cripsis (camuflaje) pero, aunque muchos de los mejores ejemplos lo son a la vez de ambos fenómenos, no deben confundirse ambos conceptos. La diferencia radica en que el mimetismo consiste en que un ser vivo se asemeja a otros de su entorno y la cripsis en que el ser vivo se asemeja al propio entorno donde vive para asegurar su supervivencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario