viernes, 9 de noviembre de 2012

EL UNGÜENTO


EL UNGÜENTO
Por Sol Lora

Al farmacéutico fue a ver
aquel hombre afanado:
- ¡Dígame usted el ungüento 
para curar lo afilado!-

El boticario asombrado
ante la extraña propuesta:
-Deme usted una receta,
ya que ni sé de qué trata…-

-Pues mire Usted en mi frente-
Y al punto abrió los dos ojos…
-¡Comentan en todo el barrio
que tengo cacho en la frente!
Y la verdad o estoy ciego,
pues yo ni picor me siento, 
deme usted pues un ungüento,
no importa cuál sea el precio-

Aquel que aun no entendía,
para qué era requerido,
volvió y cuestionó al afligido:
-Yo no veo lo que dice, 
mejor es que especifique,
y que se deje de cuentos-

Y el hombre lo mira y dice:
-¡Ay, no ve que todos dicen 
que me han salido dos cachos!,
¡que por flojo y azonzado
padezco una enfermedad!,
¡una que hace brotar
cornamenta por los vientos!-

El boticario le mira,
y con pena y entre sarcasmo,
con media risa le dice:
-Pregunte usted a su mujer
de qué chivo le han tildado,
porque aquí en la farmacia,
no hay pomada a lo tarado…-

-Abra mejor usted el ojo,
pues me temo, buen señor,
que no se trata de ungir,
ni de un sombrero al abrojo…
No hay remedio para el mal
que le acaban de insinuar…-

-Mejor que vaya a su casa,
y que ajuste el cinturón,
ya que en cosas de perjurio,
no hay vaselina ni grasa,
¡o deja usted la pamplina,
o a la bellaca rescata!,
pero aquí en esta farmacia
no vendemos providencias
¡o usted se quita lo tardo,
o cargue con las consecuencias!-

Y pensó el boticario,
(al ver al hombre molido,
cabizbajo y sin protesta
ante tan cruel, su presagio): 
¡Que le quite lo afilado!,
¡ni que sea mago le atino!

-¡Vaya usted al ferretero
y compre lija… Mi amigo!-

09 DE NOVIEMBRE, 2012.
@ DERECHOS RESERVADOS.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario