lunes, 10 de diciembre de 2012

LUNA NEGRA



LUNA NEGRA
Por Sol Lora

Hay un lunar en la mitad del cielo
que conoce tu nombre..
¡Se colgó de sus alas elevado al ensueño!
¡El Cenit conjugado en un mes de febrero!,
y en su punto más alto gravita a los recuerdos…

Hay un lunar que clama apelando a los ecos,
¡rayándome el silencio con suave melodía!
Boceto de un aliento que bendijera el beso,
¡se irguió entre los dedos con virtud desmedida!

Se renuevan los mitos y Lilith cobra vida,
cuando la luna negra se enfrenta a su osadía,
¡el crepúsculo afluye en el humano broche!,
¡Va sellando los toques con mareas de armonía!

Novilunio que enciende, oculto tras la noche, 
la horizontal frecuencia de alas desmedidas, 
y una sombra de amor se esboza hacia la tierra,
¡donde un lunar derrama sus bordes en poesía!


09 de noviembre, 2012
@ Derechos Reservados.-

domingo, 2 de diciembre de 2012

SOY...


SOY...
Por Sol Lora 


Un esperma de luz que se clavó en tu mirada…
El ovulo cabalga preñando tus ausencias,
esparcido cual ninfa que recorre en tus venas,
y ¡qué iluso!, ¿intentas abortarme en un verso?


¿Pero puede un verso evitar que fecunde 
esta hebra de amor que estrelló en tu brisa,
si soy huevo sustento que recrea tu palma?

Puede que nunca exista la certeza que arda,
que resquiebre estas manos y toque en tu sonrisa,
puede que hasta tu sombra me desvíe al espejo,
pero ¿puede tu sombra negarse al silogismo,
de que soy en tu vida herida que desatas 
cuando nadie te ve, cuando nadie te mira,
cuando ningún testigo aborda tu esperanza?

¡Seguiré siendo gota de lluvia que desplaza,
y en tus poros se cierna a golpe de nostalgia!,
¡seguiré siendo el canto que enmudece en tu ruedo…!
Donde quiera, cuando quieras, ¡encontrarás mi morada!,
y en una negación de rabia por la pausa,
repetirás mi nombre tantas veces recuerdes
que, ¡SOY la indeleble mancha que te surca las ganas, 
que te regresa al sol en noche atrincherada…!

Mucho antes de ti, fui ya surco en tu alma,
la mitad que te ronda en cada madrugada;
marca innata que habita tu inconsciente dormido, 
¡siempre seré la gota de rocío en tu espalda!

Y ya cansado y luego y después de otros nombres,
del día y de la noche, del sol y la jornada,
renaceré en una mueca e inconclusa en tu verso
¡eternamente mío, porque el amor no acaba!
¡Y aunque borres mi huella te seguiré descalza!


02 de diciembre, 2012.-
@ DERECHOS RESERVADOS.-