domingo, 13 de enero de 2013

CUANDO TE VEO, TAN NIÑA

CUANDO TE VEO, TAN NIÑA
Por Sol Lora.-

Cuando te veo, ¡tan niña!,
¡mi niña, mi gran regalo!
Con tu fe de azules sueños,
en las mejillas colgados,
¡sonrojándose ligeras
al rozarlas con mis manos…!

Cuando te veo, ¡tan niña!,
¡mi niña, mi gran regalo!
¡El encaje de tu pelo
ondea a briza en tu paso!
Se me entibian las nostalgias,
¡y el mundo se vuelca humano…!

Cuando te veo niña, niña,
¡mi niña, mi gran regalo!
La candidez de tus labios
(suaves pétalos de rosa
que el viento humedece encanto),
se me ocurre que ellos hablan
de un sueño jamás contado:
¡De un príncipe!, ¡de misterios!,
¡de descubrir miel y salmos!

Cuando te observo, ¡mi niña!,
con tus ojos exculpados,
¡con tus pupilas de luna
que miran sólo dechado!,
se me antoja acechar el cielo
en tu mirar estrellado,
puedo ver entre su brillo,
un mar del edén, y jurarlo:
¡que Dios me inundó en milagro!

Cuando te veo, ¡mi niña!,
tan niña en mi regazo,
se me ocurre que la vida,
¡aun prolonga mi espacio!


14 de enero, 2013.

2 comentarios:

  1. Saludos. Tengo cierto tiempo descubriéndote a través de tus escritos, finalmente permíteme decirte que me he convertido en uno de tus fieles admiradores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecida de que leas mis escritos, un abrazo Gastin!!

      Eliminar