miércoles, 29 de mayo de 2013

ANDA RELOJ QUEDA QUIETO


ANDA RELOJ QUEDA QUIETO

(Redondilla)

Sol Lora



Reloj detén en mi piel,

la sonrisa de sus ojos,

¡el amanecer de arrojo,

en un dejo de placer…!



Haz del recuerdo caricia,

de la música sus labios…

¡Que la brisa haga resabio

de esta mágica codicia!



Alcanzar la primavera

que me promete su canto,

¡mientras arranco el quebranto

diluviando en esta espera!



No sé qué traerá destino,

si es un ángel mi esperanza,

¡más sé que el ritual amansa

este fuego torbellino!



Reloj palpita muy lento,

deja en mi piel el tañido

sensual de éste, su sonido,

y ser piano en movimiento…



Detén en mi ala su boca,

que en su demora abandone

¡y en el trayecto escalone

contra tiempo el ansia loca…!



Anda reloj queda quieto…

Deja y goce en su recuerdo,

en el orgasmo que muerdo,

¡extasiada en su boceto!



¡Marca en el albor su voz!

¡Deja la sombra siluete!

¡En mi vientre urda el falsete

que incite esta ansia feroz!



29 de Mayo, 2013.




martes, 28 de mayo de 2013

PETULANTE EL ANFIBIO

PETULANTE EL ANFIBIO 
Sol Lora

¿Vaya usted a saber 
qué colma al minucioso?
¿Rescatar del olvido 
una sombra imprecisa?
¡Ah sí, de necio rebosa, 
el tan inconformista!

¿Con su cara de ángel 
quiere andar mi camino…?
Un demonio fascista
liado a un lazarillo
de hipotética esfera,
donde el poeta es hiedra 
que trepa de un abismo
y gotea en su mito…

¿Donde cabe la mar 
si el diente ya le muerde?
¿Dónde surcan mil lluvias
si el fuego es clandestino?
¿En qué retuerce espinas 
la flor que es siempre inocua?

¿Dónde moja el anfibio 
su lengua engullidora, 
si en su sed resentida 
se arroja a la cloaca?
¿Dónde cuelgo este abrigo,
si en su mirada gélida 
el armario es hastío?

¡No, no cabrán ya las lunas 
en un poema maldito!
El asecha en rendija 
rezando su bulimia,
mientras la garra afila,
y ahonda en el averno…
Petulante el anfibio, 
¿con su cara de ángel 
seduciendo al suicida?

No pretendas remar 
entre árticas rocas,
mira bien al fetiche, 
¡mira bien que no existo…!
¡Maldito sea el intruso 
que remueve espejismos!
¡Ya te daré canción,
donde una herida fatua
te engole los sentidos!

En tu incisivo diente 
retorceré mi sangre,
con azufre feraz 
que acuñe tu desquicio
y colme tu apetito….
Ya te daré un teorema
donde alcances abismo,
donde mueran palabras 
en charcos de cinismo…

Más, antes que te advierta,
con algún aforismo,
este borde en que cortas 
y desaguas la fosa,
éste en que clavas filo:
¡trincha con igual cuchillo….!

¡No me dejes la espalda!
¡No confíes destino!
Petulante el anfibio, 
con su cara de niño:
¡Cuídate de esta sombra 
que pasea imprecisa!
Cuídate de que escupa
un dolor mal parido,
¡que te entierre un poema
en mitad del ombligo…!

No es solo su silencio
lo que dice este llanto,
¡cuídate de rodar 
por tan cruel precipicio!


28 DE MAYO, 2013.-

lunes, 20 de mayo de 2013

LA MUERTE EN EL ESPEJO


LA MUERTE EN EL ESPEJO
Sol Lora

‘’Como la muerte anda en secreto y no se sabe qué mañana,
 yo voy a hacer mi testamento, a repartir lo que me falta’’
(Testamento, Silvio Rodríguez)

Anoche, casi hoy….
(y no sé si fue un sueño),
la vi en el espejo…

Venía en porte señorial,
con su rostro de olvidos,
cargada en alas de un hado;
cabalgaba en viento arcano,
y con el hoz sostenido…

Alzáronse éstas, mis manos,
incitadas de espejismo,
lloviendo en su desenfreno,
intentando empuñar 
la imagen del peregrino:
¡Su muda lengua otoñal!,
¡su faz otrora en camino!

Descubría tantas veces,
aquel rostro calamita,
y tantas veces quise asirla 
para turbar mis sentidos…
Sentir que era concreto,
tan real era la muerte,
¡demandando domicilio!

-No aquieto la briza 
en estas manos, 
sólo la toco a viento, 
y al aire echó a volar…
No se amarra la vida
a un junco o palma,
el vigor es un río 
y va en pendiente,
flujo turbulento que ya espuma,
¡corriente en mi cantar!-

¡Emboscada!
Fue abierto el bulevar:
Un paso y dos, 
abro la puerta…
Y ya casi al encuentro:
Sus dedos, su voz, 
una caricia a mi desgano…
Y me resbalo, 
y resbalo hacia la vida…
Retomo rienda nueva en otro día:
¡He vuelto a respirar!

-¡Espérame que al rato! 
Espera me despida…
Arroparé tu sueño,
quizás en otro intento,
y te deje tocar…
Hoy quiero una poesía 
dedicarle a esta fiebre,
llameante en que deliro, 
y pretendo acunar…-

Más la muerte traviesa, 
otra vez se sonríe ,
augusta en lontananza,
pasea su alevosía…
¿Acaso está lejana?
¿Acaso va a la marcha?
Más segura me atisba,
con mirada inusual…

¡Lucirá más radiante, 
entre espejo y espejo!
En una rosa caída,
en la barca que parte,
en murmullo angustiado,
en un frío alucinante,
en la ruina baldía,
en la tumba que late
y esperando su muerto
¡festeja ante el retraso!

Ya cederé al instinto,
al ciclo de este acuerdo...
Tal vez tarde bastante, 
tal vez sola me invita:
¡A su trampa siniestra, 
a su final conquista! 

Anoche, casi hoy….
¡La muerte era el espejo!

21 de mayo, 2013.


EL FAVORECEDOR (EL FAUNO)

IMAGEN: ''El Fauno y la Bacante'' de William Adolphe Bouguereau

EL FAVORECEDOR (EL FAUNO)
Sol Lora

Me gusta cuando ríes,
entonces te siento Tú…

Tan Tú,
que vas en ti,
y a mi presencia…
A decirme que te gusta 
cuando digo mis palabras, 
en poema, 
de un poema que se nace en las palabras…

Y me gusta que de Mí, 
ames poema, 
porque él siempre, 
¡es para siempre!,
Y te haces fatuo,
y porque yo,
-¡yo solo voy de paso!-

Entonces, Tú….
¡y soy ya verbo!
Entonces, Yo….
¡Y me hago eterna…!
Y me crezco,
entre el esperma de tu risa,
¡de tu riza,
voy envuelta con su abrazo!

Entonces, Tú….
¡y soy palabra!
Renacer y despertar:
¡Soy el poema!

20 de mayo, 2013.


domingo, 19 de mayo de 2013

SOLEDAD, ALIADA



SOLEDAD, ALIADA 

Sol Lora.- 



¡Tan Intima, 

tan cómplice 

y callada! 

Se viste de lágrima, 

para algún silencio, 

para alguna nada…. 



Y un tiempo se añeja, 

¡detiene su curso!, 

sin día, sin horas, 

sin soles que abran 

de su primavera 

el albor descalzo… 



Tan intima, 

como hora detenta 

en que sólo habita 

su mirar perpetuo, 

¡ido en el remanso…! 

Tan cómplice, 

que evade testigos 

porque es ella toda… 

¡Quiere ser amada! 



Procesión en mudo, 

para que el silencio 

se vuelque caricia, 

y el viento se esconda 

¡sin que haga murmullo 

que deshoje el canto….! 



¡Los labios se agrietan! 

¡Se aúnan las pausas! 

¡Se rompe la voz 

desde una garganta! 

Y el verbo se encrespa, 

alzado optimista, 

¡se lanza, se lanza…! 



Un abismo herido 

es más que el dolor, 

¡es más que un espanto! 

Se vuelve desliz 

que gotea en su sangre: 

¡Romance quebranto! 



Y es frágil la vida, 

¡frágil el plañido! 

Tan frágil que sueña 

con su ala herida, 

prendida de asfalto, 

quedando muy quieta, 

en algún paraje, 

¡gime al sueño, y sueña, 

eterna en su esquina! 



¡Tan Intima, 

tan cómplice 

y callada! 

Se viste de lágrima, 

para algún silencio, 

para alguna nada…. 



Soledad que habitas 

con tu surco abierto, 

vacío en su templanza, 

y es virgen virtud 

la que resplandece 

en tu fiel mirada, 

¡lejana, y cercana, 

cómplice del ansia! 



Tan cómplice, evitas 

que otros sean testigos 

de este dolor fausto, 

queriendo ser libre 

se queda engrudado, 

en martirio y pausa… 



Soledad, aliada… 

¡Vístete de lágrima! 

¡Vístanme tus manos! 

Tan pronta, tan mía… 

Compañera eterna, 

que llegas, silencio, 

sin sol ni esperanza: 

¡para alguna nada! 





19 de mayo, 2013.


miércoles, 15 de mayo de 2013

HOLA ANDRES



HOLA ANDRES 

Sol Lora. 



(En memoria del gran poeta Venezolano, Andrés Eloy Blanco) 



Hola Andrés, a ti buscaba, 

entre versos sin paraguas, 

¡bajo un pleamar aguacero 

de voz, de río esperanza! 



Fragüé palabra y palabra, 

fui bordeando el Angostura, 

queriendo hurgar el secreto, 

con transeúntes pisadas, 

tropecé con las memorias 

de tu alma apasionada… 



¡Qué sorpresa ardió en mis ojos! 

¡Qué llover fui en tu palabra! 

Me detuve en un lamento, 

entre diluvios fui pausa, 

¡embarcada hacia el instante 

de tanta vida en tus aguas! 



Luz de lengua que abrazante 

ideó ‘’barca futura’’… 

Barca abierta son tus ojos 

que quieren ser timonel, 

y a tu pueblo sostener 

en brazos, ¡ser indomable! 



Hondo río sacrosanto 

que pide a gritos la estela… 

Orinoco milenario 

pronunciándose en su llanto, 

macareo en sus entrañas: 

¡Que vuelva el ‘’lago que anda’’! 



Es la ‘’órbita del agua’’ 

que pronunciada en su sed, 

¡llueve recio!, ¡llueve herida!, 

¡a retome de una causa!, 

y contemplo aun de frente, 

¡frente a frente a tu palabra…! 



Qué bien ha sido encontrarte, 

justo al centro de una lágrima… 

Yo extranjera en mi fe, 

¡una sombra en la ventana…! 

¡Tú sin dudas estandarte, 

abriendo en pos un mañana! 



¡Despierta a tu Venezuela! 

Que hay un pueblo en espera 

de humedezcas su semblante: 

¡Despierta!, 

¡despierta y vela!, 

¡te buscan por todas partes! 



14 de mayo, 2013.- 





lunes, 13 de mayo de 2013

NO DIGAS ESO

NO DIGAS ESO
Sol Lora

No corazón, no digas eso...
¡Que el pan ya viene con hambre bajo el brazo!
Más que el deseo a poseerte un beso,
quiero apagar la fiebre en tu regreso,
¡bebiendo el cáliz arrojo de tu abrazo!

No corazón, no digas eso...
Que a oveja negra el lobo no amansa
(ya sé que vienes como un ave de paso),
y en tan gentil encuentro no previenes
si quiero o no morirme de un flechazo….

No corazón, no digas eso...
Arriesgaré el cuero en este intento,
haré costilla la sal de algún tropiezo,
con un mordisco que tatuaré en tu espalda,
¡y para siempre redimiré la causa…!

No corazón, no digas eso...
Toma mi pecho, ¡ya cuélgate en mis ganas!
de mis pezones da aliento a la mañana, 
que sea tu lengua el aguijón que atice…
¡Flamear prometo, y ser feliz en el deceso…!

No corazón, no digas eso...
¡Que hay un silencio latente en este lecho,
y espero ansiosa bautices la alborada!

13 de mayo, 2013.

sábado, 11 de mayo de 2013

MORDIDA DE AMOR



MORDIDA DE AMOR 

Sol Lora.- 



Te morderé el pelo 

hasta que cada hebra 

tirite con mi aliento… 



Te besaré la punta del ego, 

para cuando el espejo bosqueje tu semblanza 

debas de pronunciarme, 

¡irremediablemente…! 

¡irremediablemente…! 



Y luego, 

en el trayecto, 

mientras agote esta sed 

en el sin voz de un abrazo, 

con estos poros abiertos y en espera, 

inyectaré en tus alveolos 

la mordida inagotable… 



Liaré tu corazón a mis abismos, 

con la viscosa pasión que ya rebosa… 



¡Que me despierten tus ojos! 

Y si me respiras: 

¡Te muerdo! 









11 de mayo, 2013.