jueves, 1 de agosto de 2013

LA NUEVA ARRUGA

LA NUEVA ARRUGA

Por Sol Lora


Anoche en el espejo, me llamó por mi nombre…

Sorprendida, acerqué con lentitud de hicotea que pretende ganarle el paso al conejo; mientras ella, la que nunca, observaba casi estática desde dentro…

Su rostro retorcido de papel y sueños, se partía a la mitad e intentaba desdoblarse en la conciencia. Desde su ojo derecho latía taciturno el frío del invierno, mientras que por el izquierdo ataba un ala al iris de algún incendio…

Aunque en su medio labio brillaba la humedad del beso, traía colgada la lengua de serpiente temblorosa, en voz de hastío y de silencios; quería contarme muda de su última derrota…

Pude, por un instante, componerla a pedazos hasta volverla idea. Contemplada en aquel espectro desde su encierro, sentí la fragilidad del cristal como si fuera propia. Parecía inspeccionarme al unísono y, aun así, éramos líneas paralelas, quizás de una intensidad simultanea; tal vez del otro lado ella pretendía ser yo o viceversa. 

Se acercó al cristal, tocó con la punta de sus dedos mi mano tiesa, y casi encontró consuelo en el suspiro que escapaba por mi boca, mientras con un gesto señalaba hacia su nueva línea azul, por debajo de las sienes. Reía angustiosa:

- Tienes una grieta en el espejo…- 

Dio la espalda, al tiempo que una carcajada irónica tropezaba con la mía…


02 de agosto, 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario