martes, 10 de septiembre de 2013

NI AUN GOTEEN DE MIS OJOS ESMERALDAS



NI AUN GOTEEN DE MIS OJOS ESMERALDAS 

Por Sol Lora



Podrías bautizar de aceite esta boca,

morderla por los bordes con locura;

yo bebería en vigor el frio veneno,

a intentos de aplacar todas mis dudas ...



Pero bien sé lo dura que es la roca, 

cuando sangra entre charcos su mirada,

y aun la espera al cielo abra vidriera

(pronunciada en discurso de añoranza),

no podrás inclinar ni con campanas,

el vanidoso orgullo que te ensancha.



Podría batir los ecos con mi rabia,

engarrada de amor rasgar tu fuego;

pero la esencia sorda es tierra seca, 

¡nunca arderás pasión como la quiero…!



De profunda fisura es la esmeralda,

ahonda con su fe un arduo velo,

y aun quieras andarme palmo a palmo,

no prima en tu intención fondear el vuelo…



Y así goteen mis ojos su nostalgia,

con lágrimas caídas, beso en suelo;

el verso que despierta como un niño,

preñando en la ternura de mi cielo,

no descuelga el amor sobre tu pecho…



Necesitas jugar a leño ardiendo,

a recuerdo vertido entre su vino;

beberme sorbo a sorbo y sin aliento,

para ahogar la lujuria en un suspiro…



Puede que el mar reboce sus placeres,

y el instante bocete un buen retrato;

pero es tu corazón de dura piedra,

derramado, vacío… ¡Ya sin rastro…!



Puede que en mi mirar tirite una esperanza,

retornar del helado de alfileres

(fuente abismal de olvidos y ayeres),

donde pende mi nombre en una marca…



No,

No bastarían mil lluvias desde un alma,

que reboza en su copa tanto anhelo…

¿Fermentar con un pan tal agujero?

-¡Ni aun goteen de mis ojos esmeraldas!-



10 de septiembre, 2013.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario