jueves, 31 de octubre de 2013

MIS BRUJAS



MIS BRUJAS

Por Sol Lora.

Mis brujas son tan reales,
¡inocentes como el viento!
¡Son rubor de azahares 
destilando su concierto!

Ellas fraguan de la nada
esencia a su alrededor…
Son luchadoras sin tregua,
maquilladas de arrebol.

Luciérnagas incansables
(agigantan con su vuelo),
leña siempre intermitente,
prendiendo en haz universos…

De vez en cuando, 
y en su escoba de fantásticos rituales,
tropiezan con piedras necias,
más allá de sus lugares;
sin embargo, ellas veloces,
barren polvo con destreza…

Sortilegian lo que tocan,
lloviendo magia certera.
Son vivas sacerdotisas: 
¡Mujeres de capa y celo…!

Mis brujas beben ansiosas
el néctar de las palabras,
de ellas hacen sus brebajes 
con qué alimentar el alma.

Sin duda, brujas queridas,
de tan ávido optimismo,
ensalmando esperanzadas,
¡iluminando espejismos!

Puede que una te amarre,
y que emerjas de un abismo;
ellas vuelcan con su palma
luz de lágrima en sonrisa… 

Van suavizando las penas,
son de Roma el anagrama…
Banderas de un silogismo
izado hacia la victoria.

Más que amigas, pitonisas,
ellas colman el camino 
de una luna que en oriente
brise de aliento al destino…

¡Flamantes, arrolladoras!
Mis brujitas seductoras,
¡tan humanas y tan diosas!
Tan blancos son sus hechizos:

¿Acaso abarco el conjuro
para el sitial que ellas preñan?
No, no hay pócima en reseña:
¡Son mis brujas soñadoras!


31 DE OCTUBRE, 2013.



miércoles, 23 de octubre de 2013

EL INFILTRADO


EL INFILTRADO 
Por Sol Lora.-

¡Llegó con viento espeso, 
huracanado y frío!,
devorando la savia que habita en el poema;
con tanteo de sonrisas ensayada en los labios:
¡Deshoja margaritas como un buitre baldío!

El acumula el ego en su infértil testículo,
de su tejido extraño se le ha roto el reparo,
y es solo el afligido rodando en un vacío,
la masa que insoluble perfora al simple beso…

Su secreta denuncia de espejismos marrones,
va curtida de intento por castigar al verso…
Viene con su regreso, retrasado y perdido,
a pisar en las faldas con su instinto siniestro.

Picoteador del alma,
¡la duda de un recuerdo!,
presiento que es tan solo un corazón tardío,
donde un grito cabalga sin fe a las alturas,
hacia donde no alcanza su torpe estrabismo,
y en su mirada el miedo contamina las ansias… 

¡Silencio de un tapiz que devora en los sesos,
alimento de cerdos que escapó de pandora!

¡Liberen mis entrañas, oh dioses del poema!
¡Denme camino libre, gigantesco…!
El infiltrado vive sin huella en su ignorancia,
él desconoce el bronco rumor de las estrellas,
¡con suerte una de ellas es relámpago insigne
brillando revoltosa en su afán de un momento…!

¡Imploro a las mil musas licencien de mis coplas,
su mano en mis entrañas, su acento en mis caderas...
Que despierte travieso tejiendo enredaderas,
husmeando en otro mundo donde levante falda 
y beba otra silueta…

La caja del terror ha abierto ya sus puertas:
¡Cuidado que es de azul y labios de suspiro,
el hermoso infiltrado salido de mis sueños…!
¡Un tornado de vientos en medio del desierto,
con lianas movedizas y al fondo la condena!

¡Silencio de un tapiz que devora en los sesos,
alimento de cerdos que escapó de pandora!


19 de octubre, 2013.

SEIS DE UNA MAÑANA EQUIVOCADA


SEIS DE UNA MAÑANA EQUIVOCADA
Por Sol Lora

Seis de una mañana equivocada,
imprecisa luna llena sobre loma Isabel.
Sujétame las uñas a tu fénix,
mientras araño un hálito a la alborada...

Seis de la mañana,
con la noche detenida en la pestaña,
desangrada en su mutismo va una voz 
que se reserva para nadie, en su quebrada.
Camino de mar sonámbulo, 
hacia la verticalidad de la luna. 
Cómplice del vértigo, 
solo una lágrima
y este maldito sabor amargo. 

Amanece otra vez bajo la muerte...

(20 de octubre, 2013).

jueves, 3 de octubre de 2013

A USTED… (O A QUIEN PUEDA INTERESAR).



A USTED… 

(O A QUIEN PUEDA INTERESAR)

Por Sol Lora



A usted que entre las sombras

esconde su codicia,

que atisba entre mis senos

con aguileña garfa…



A usted que no ha tenido

ni pizca de mi anhelo,

que ve desde el cuchillo

donde afila su seño.



Que tanto ignora el fuero 

de esta sangre que rezo:

¡Mis alas remendadas,

encendidas, constantes!



Mis veinte mil lamentos

mi reír siempre abierto,

la infinita nostalgia

de ausencias y fantasmas,

¡y aun verdear el vuelo…!



Usted que nada sabe

de un corazón cascado…

Vacío es su costado,

¡no le duele mi zumo!



Yo de usted:

¡Ni un cumplido!

Su voz cae presunta,

destemplada y sin causa...



¿De usted? 

¡No espero nada!

Nada de usted me hace falta…

Si bien le es requisito

sin dudas mi desgracia…



Tal vez le dé un sombrero

para que espere eterno,

y un bozal a su lengua 

para aplacar falacia…



Alcáncese el espejo

y mírese el pandero,

Usted y su monasterio

con tufo en las entrañas…



¡A usted le es requisito

lo que a mares me ensalma!

Ya déjese la envidia

para un mejor señuelo…



De mi USTED no toca

ni hez en la palabra…

Un ligero deleite:

¡El reírme en su cara….!





03 Octubre, 2013.