lunes, 2 de diciembre de 2013

EL GATO ROTO EN LA PARED




‘’Sin ti me tomo en mis brazos

y me llevo a la vida

a mendigar fervor’’.

Alejandra Pizarnik, en El ausente



EL GATO ROTO EN LA PARED

Por Sol Lora



Ese gato roto tiene, en su mirar tan hondo, intenciones perversas. Se detuvo, sobre el muro que bloquea mi ventana contra el patio del vecino, para arrancarse de la voz una tuerta canción…



Ya no se qué palabra tirarle a los ojos, durante el tiempo en cual le explico que hoy no me sentiré seducida por su guiño. Por el contrario, siento como una loca multicolor que de pronto se torna oscura cuando a alguien le da por pintarle aretes a sus pájaros; mientras ella, por libertad, le vuela el seso a la cordura…



Le oigo nuevamente la voz tan quebrada, y casi me da por sentarme a su lado y acariciarle los pelos de punta. Pretende entrarme por la puerta de al lado, a esta ausencia, y si le dejo ya luego no podré concentrarme en mi tristeza… 



Por un maldito instante olvidé que el dolor azul marino que ralla por mis venas es tan mío, y casi pierdo el desgano ante la imprudencia, por solo una tarde de apuesta.



Por esa razón le he sacudido un chancletazo que, justo al medio del hocico, le ha dejado pegado entre un charco bermellón a la pared, mientras mi paciencia salió apresurada a buscar dos pastillitas con qué aligerar el regreso.





02 de diciembre, 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario