lunes, 24 de marzo de 2014

AQUEL RINCON

 
AQUEL RINCON
Por Sol Lora

Cuatro paredes y una esquina;
sobre una mesita el evangelio,...
y un manojo de certezas
que no piden nada importante…
La muerte pretende circuncidar
un final para los sueños
y una gota de luz apaga alguna espera.

Al termino del día se eleva el coste
y existe siempre una hora,
descontando entre factura,
que tiene un uso interminable…
Así se cierra el parpado a la luna,
durante el claro y gris bostezo…
Se espeja un cansancio de nieblas y quietud,
pero no es tarde para estirar los brazos…

¡Levántate despacio!
Mientras el tragaluz no borre aliento…
¡Aquieta en el remanso tu acertijo!
Cepillaré los dientes de sol,
pondré a tope la vieja cafetera…
Allí, donde se ignora a la escarcha,
yo esperaré por una tregua:
¡Volveré de escapada hacia los sueños!

La esquina de la vida me contempla
en su mismo lugar, donde por instinto
siempre regreso a la batalla…
Hay sangre entre la piel
que se devuelve hacia la infancia,
con esa mirada dulce de sed,
siempre propia del guerrero…

Regresaré a aquel rincón,
¡eso me basta!
Mientras, dos maletas tupidas y dispuestas
acaban de iniciar un largo reto…

23 de marzo, 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario